Home » Liderazgo y empoderamiento, principales desafíos de las mujeres líderes en Colombia
Canal Informático Consultor TIC Revistas

Liderazgo y empoderamiento, principales desafíos de las mujeres líderes en Colombia

Pese a las consecuencias negativas que la pandemia ha traído para la inclusión y el desarrollo laboral de las mujeres, el camino que se ha recorrido por décadas da esperanzas sobre la recuperación del terreno perdido.

Para la mayoría de las compañías la equidad de género se ha convertido en un aspecto clave no solo en materia económica, sino para el desarrollo de procesos enfocados en innovación, liderazgo y adaptabilidad. Para conocer mucho más acerca de este tema y sus implicaciones en las organizaciones, PageGroup recopiló los testimonios de ocho mujeres líderes en Colombia, de compañías como IBM, Grupo Nutresa, Banco de la República, Fundación WWB Colombia, Grupo Éxito, Bayer, entre otras, que dan luces sobre cómo desde las organizaciones y desde cada uno, se puede promover la equidad de género y derribar estereotipos.

“Debemos seguir poniendo el foco en la generación de espacios donde tanto hombres como mujeres puedan visibilizarse y destacarse en posiciones de liderazgo. Si bien las organizaciones están cambiando su mentalidad, todavía existen sesgos inconscientes que limitan el desarrollo profesional de las mujeres y que hacen necesario que se siga enfatizando en el rol de las mujeres en el lugar de trabajo”, expresa Margarita Maldonado, Associate Manager PageGroup

Mujeres y liderazgo

Liderar desde la agilidad, la innovación, la flexibilidad, y, sobre todo, desde lo humano es lo que ha permitido que las mujeres se destaquen, hoy más que nunca, como líderes disruptivas que han logrado hacer frente a los cambios que llegaron para transformar la forma de relacionarse y actuar.

“No creo que las mujeres están más o menos calificadas que los hombres para liderar, pero si estoy convencida que miramos las situaciones con una óptica diferente. Tenemos una visión que nos permite conectar con las personas, entender las situaciones por las que atraviesan y generar de la mano del equipo cambios culturales que permitan a las personas superar las emociones negativas de la crisis y recuperar la calma necesaria para encontrar la manera de reactivar los procesos” afirmó Catalina Rengifo, Sr Manager Government & Regulatory Affairs de IBM.

Para Carolina Ibargüen, Gerente General de Kantar IBOPE Media Colombia, las mujeres son líderes innatas y la sociedad ha ido reconociendo que siempre han estado preparadas para afrontar cualquier reto desde el liderazgo. “Más allá del género, la sociedad está necesitando líderes optimistas y con resiliencia, que comunique constantemente y que resalte la importancia del trabajo en equipo. El liderazgo se basa en líderes que puedan construir las visiones de las compañías con base en el conocimiento colectivo, con lo mejor de cada uno, pero teniendo como base el valor compartido, es decir el impacto que se tendrá en lo económico, social y ambiental, y con un gran enfoque en el bienestar de los colaboradores”.

De acuerdo con Catalina Polanco, Manager de Michael Page IT, Digital & eCommerce, “Las mujeres poseen habilidades técnicas muy fuertes y están preparadas académicamente en este aspecto. Sin embargo, en cuanto a las habilidades blandas o comportamentales hay puntos a destacar en las mujeres y es la comunicación asertiva, el liderazgo colaborativo, la capacidad de organización y priorización, así como una habilidad casi innata de realizar varias tareas simultáneamente bajo presión”. Por ello, se evidenció que los cargos donde más se destacan las mujeres no solo por las fortalezas técnicas sino por el complemento de habilidades como liderazgo y trabajo en equipo, son los gerenciales, comerciales, mercadeo, preventa y gerencia de proyectos.

Equidad de género, un gran desafío en las organizaciones

Sin duda, en las organizaciones, la búsqueda por una representación equitativa de género garantiza contar con talento humano diverso en percepciones, capacidades y habilidades, donde hombres y mujeres puedan contribuir desde su máximo potencial al desarrollo y mejora de procesos, a partir de enfoques integrados y soluciones innovadoras.

Por ejemplo, de acuerdo con Michael Page, es cada vez más común encontrar mujeres en cargos influyentes en la industria de tecnología. “Teniendo en cuenta que este es un sector donde históricamente hemos encontrado más hombres que mujeres, cada día más las compañías se dan cuenta de la importancia de balacear sus equipos con mujeres, que aporten una visión diferente de los diferentes temas, que contribuyan con sus habilidades y con su estrategia en roles operativos, gerenciales y estratégicos en las organizaciones” comenta Polanco.

Claudia Rivera, Directora de Sostenibilidad del Grupo Nutresa, la equidad laboral de género “requiere una profunda transformación cultural, para ello, generar consciencia a todos los niveles de la organización es primordial, cambiar la forma de seleccionar y promover para que sean incluyentes y al mismo tiempo empoderar a la mujer, esto es trabajar en sus propios sesgos inconscientes, fortalecer la autoconfianza y la habilidad de navegar en un mundo muy masculino”. Para Irina Jaramillo, Gerente Nacional de Carulla – Grupo Éxito, son muchos los factores influyen en la inequidad laboral, la cultura, el marco legal, lo famosos techos de cristal, pero concuerda en que los sesgos inconscientes y los estereotipos aprendidos son determinantes, pues funcionan desde unas suposiciones instaladas en el subconsciente, que a veces ni hombres ni mujeres tienen en cuenta.

Sin embargo, para Ana Fernanda Maiguashca, Directora Operaciones y Desarrollo de Mercados del Banco de la República una de la principal barrera para el desarrollo laboral de las mujeres es la falta de paridad en las tareas del cuidado, tanto de hijo como del hogar, por lo que encuentra necesario alentar al hombre a ocupar cargo de primer nivel en el hogar. “Yo veo mujeres que necesitan tener con quien compartir las cargas domésticas (y que quieran hacerlo). Ocupar cargos de primer nivel cuando se tienen que atender todas las demás responsabilidades domésticas es mucho pedir para cualquiera y hace que cuando hablamos de igualdad de oportunidades en realidad estemos ignorando el elefante en la habitación” comenta Maiguashca.

La educación, un aspecto fundamental para promover la equidad

Un factor que incrementa la inequidad es la falta de mujeres en carreras como la ingeniería, donde la diferencia entre egresados y egresadas es considerable. Teniendo en cuenta que existen roles muy marcados ocupados por mujeres en sectores como retail, consumo masivo, salud e incluso financiero, es cada vez más complicado cubrir la participación de mujeres en la industria de tecnología.

En Estados Unidos solo el 3% de las mujeres que acceden a estudios superiores se deciden por el ámbito de las tecnologías de la comunicación y la información, así mismo, la cifra se asemeja en disciplinas como la ciencias, ingeniería y matemáticas donde solo el 35% de las mujeres se matriculan en alguna carrera de estas disciplinas. En Colombia, de acuerdo Crack The Code, solo dos de cada diez mujeres eligen estudiar una carrera relacionada con ciencia y tecnología.

Para reducir la brecha de género en las compañías, es necesario promover una educación en la que más niñas y jóvenes reconozcan de qué manera pueden proyectar su futuro profesional en ámbitos donde sus competencias, conocimientos y capacidades son cada vez más valoradas. De acuerdo con Inés Adriana Olano, HR Global Transformation Manager de Bayer, la mujer tiene un rol fundamental en la promoción de equidad “Empoderarnos como mujeres para participar plenamente en todos los sectores y en todos los niveles resulta fundamental para cerrar estas brechas, construir economías fuertes, establecer sociedades más estables y dejar un legado para futuras generaciones”.

Así mismo, para Daniela Konietzko, Presidenta de la Fundación WWB Colombia, la educación también se da con el ejemplo “Debemos mantener el compromiso de pensar siempre en otras mujeres, en las que están a nuestro lado y las que vienen detrás, que los grandes resultados se logran a partir de la construcción de una cultura de valor en donde prime la empatía, el respeto y el reconocimiento; en medio de las diferencias, es posible encontrar caminos para trabajar en torno a la igualdad. No se trata de eliminar a los hombres de la ecuación, se trata de trabajar conjuntamente para lograr una sociedad más justa y equitativa”.

LinkedIn
Share
Instagram
WhatsApp